Libre para escribir

Por: Jaime Noyola                                      

“Mi labor ha sido siempre pensando en cómo hacer un bien social que le cueste lo menos posible a la sociedad”

Nacido en Guadalajara, Jalisco,  un 27 de mayo de 1967, Sergio Jesús Rodríguez es un novelista, poeta, cuentista y promotor de la lectura que ha llevado su obra por un camino que pocos deciden tomar, la vía independiente.

Sergio Jesús Rodríguez leyendo “Si por tu jardín la brisa” novela donde se detalla el origen del amor. Fotografía: Jaime Noyola

Sergio Jesús Rodríguez leyendo “Si por tu jardín la brisa” novela donde se detalla el origen del amor.
Fotografía: Jaime Noyola

Egresó de la licenciatura en turismo de la Universidad de Guadalajara con la firme convicción de que podía subsistir en un país en el que la ciencia, las artes y el conocimiento son ajenos a la idea de desarrollo nacional. Siendo así, como promotor de la lectura ha mantenido un arduo trabajo en escuelas secundarias, preparatorias y universidades en el estado de Jalisco, así como foros y eventos no institucionalizados.

¿Cómo es ser escritor independiente?
A mí no me publica una instancia del gobierno. No tengo becas ni premios y
vendo mis libros a costo de producción.

¿Qué es lo más reciente que has hecho en el ámbito de escritor?
El último libro que publiqué fue el de: Si por tu jardín la brisa, también he sacado reediciones de otros libros.

¿Cómo comenzaste la labor de promotor de la lectura?
Fue una cosa accidental, me encontré a una persona que apreció mucho y me invitó a dar una conferencia con sus alumnos y me fue de maravilla. Me di cuenta de que era un buen espacio para difundir lo que uno piensa, que no tenían que pasarme por radio o televisión para decir lo que pienso y cómo pienso.

¿Por qué decidiste ser promotor de la lectura?
Yo desde niño ya tenía conciencia de los problemas sociales, se me hacían injustas muchas cosas y yo siempre me preguntaba por qué. Mis libros y textos tienen denuncia social y reclamo político. Quería aportar algo para cambiar la situación injusta

¿Has participado últimamente en actividades culturales?
Durante el sexenio de Calderón Hinojosa tuve muy pocas o ninguna actividad cultural.

¿Tiene algo que ver gobierno de Calderón?
Difícilmente quiero participar en eventos literarios porque se pagan con recursos públicos y ahí entro en conflicto, son impuestos de todos los mexicanos, el problema es que el gobierno se para el cuello

¿Alguna vez has sido censurado?
Muchas veces, incluso en universidades. Ya no te digo cuentos censurados, no me permitieron leer poemas sexo-amorosos sutiles en una secundaria. Sí, me han censurado muchas veces

¿Qué fue lo que te llevó a escribir este último libro de Si por tu jardín la brisa?
Tuve la idea de tratar de explicarle a los chavos, de una manera divertida e interesante lo que es el amor.
La idea era hacer una novela cómo lo hizo Aristóteles con “Ética para Nicomaco” o intentar hacer algo parecido. Entonces surge este libro que es un estudio filosófico, antropológico y científico del amor y me llevó cuatro años.

¿Cómo fue el proceso para escribir “Si por tu jardín la brisa”?
Fue horrible, una cosa horrible. Me desvelaba muchísimo, estuve trabajando durante toda la madrugada durante varios meses, ya estaba harto.
Tuve que invertir como 70 mil pesos en libros para poder leer todos los libros que aparecen en la bibliografía. Lo importante era que los chavos se interesaran por ellos y pues que hicieran la pesquisa que yo hice.

¿Estás trabajando en algún libro nuevo?
Hay varios, pero ahorita los más importantes son dos libros con una temática parecida, me ocupo del vampirismo. Uno es para jóvenes y el otro es para niños, es una noveleta para niños de primaria.

¿Es una trama de vampiros?
Es tratar de explicarles a los niños cómo funciona la voluntad egoísta del poder y el funcionamiento de las mentes retorcidas de los políticos.
Quiero que los niños se hagan participes pero también elementos activos, chavitos que empiecen a actuar.

¿Cómo ha sido para ti esta labor de promotor de la lectura por la vía independiente?
Yo en estos años he demostrado, por lo menos a mí mismo, que mi búsqueda no tiene porque ser la lana, sino que tiene que ser por la vía de la lucha democrática, por la justicia, la paz, la sabiduría y de eso se puede vivir.
Mi labor ha sido siempre pensando en cómo hacer un bien social que le cueste lo menos posible a la sociedad.
Igual muere uno en la pobreza o miseria ¡Pero lo intentaste! La onda no fue forrarme los bolsillos de dinero, sino que realmente fue que la sociedad empezara a leer, que empezara a cambiar lo que está pasando en este país.

Anuncios

“Expresar, eso es pintar”: Hugo Castellanos

Por: Mayra López

Hugo Castellanos es un pintor jamaiteco de 32 años, a los trece comenzó su paso por el mundo de la pintura. Estudió artes visuales en la Universidad de Guadalajara y actualmente es maestro de pintura en el Taller de arte pupa en Casa de la Cultura de Jamay, Jalisco.

Hugo, ¿Cómo surge tu gusto por la pintura?

En mi casa mi papá dibujaba, no sé si es genética o  es por verlo.

¿Cómo te das cuenta que tienes un talento?

Auto-retrato del pintor Hugo Castellanos.  Foto: Hugo Castellanos

Auto-retrato del pintor Hugo Castellanos.
Foto: Hugo Castellanos

Pues yo no sabía que era talento, sólo me gustaba dibujar. Ya con el tiempo vas mejorando la técnica,  aunque sí hay quienes tienen más habilidades.

Para quienes no conocen tu obra, ¿Cómo la defines?

No me gusta encasillar mi obra y poner un nombre, porque cada vez me doy cuenta que me gusta hacer cosas muy variadas, por eso no me gusta ni creo que sea necesario decir algo en especial.

¿De dónde surge tu inspiración al momento de estar pintando?

Me gusta mucho leer, imaginarme cosas, así van surgiendo historias, conceptos filosóficos. Es muy variado de donde viene mi inspiración.

Cuando ves el lienzo en blanco, ¿En qué piensas?

Estoy motivado, aunque no, no pienso en nada, solamente me dejo llevar (Ríe)

¿Qué ves en una pintura terminada?

La observo de un lado a otro para ver qué le falta y ver también lo que resultó ser muy bueno o lo que no me agrada.

¿A quién admiras?

De Guadalajara, admiro a dos pintores: “Tan” y  la “Rosilla”; hablando de la historia del arte, me gusta Dalí, El Bosco, Miguel Ángel.

¿Imitas a alguno de ellos?

Antes imitaba a Dalí en sus obras para venderlas, ahora sólo me gusta ver y apreciarlos.

Ahora que lo mencionas, hay una frase de Picasso que dice “Un pintor es un hombre que pinta lo que vende, un artista, en cambio, es un hombre que vende lo que pinta”, ¿Qué  te consideras?

Es una pregunta muy difícil (Ríe) pero sí, me considero artista, yo pinto más por el gusto.

¿Has causado polémica con alguna pintura?

Pues  en Jamay, con el desnudo, la gente  se escandaliza cuando ven genitales en mis pinturas cuando para mí es normal, una vez expuse una obra así y fue muy polémica.

Cuando pintas personas, ¿Qué buscas dejar gravado?

Para mí la mirada es muy importante, en un retrato hago que se parezcan demasiado, pero le doy mucha importancia a la mirada,  analizo la personalidad de cada retratado y veo cómo es, cómo son sus sentimientos y eso lo busco plasmar en la obra.

¿Cómo es dibujarte a ti mismo?

Es más fácil, siempre te estás observando y es más fácil interpretarte. Porque fíjate, si al momento de estar pintando a otra persona no estoy concentrado como que plasmo mis rasgos o hasta mis emociones.

¿Tienes algún ritual antes de comenzar a pintar?

Escucho música y dependiendo lo que quiera pintar es el tipo de música que pongo.

Como maestro, ¿Qué experiencias te quedan?

¡Uh! La verdad fue inesperado, es muy bonito enseñar y ver como se motivan los alumnos, sus avances, y aprendo también como ellos, aprendo mucho.

Expresiones plasmadas a pinceladas, así es el mundo de la pintura; un mundo en el que, como dijera el pintor francés Paul Cézanne, “No se trata de pintar la vida, se trata de hacer viva la pintura…

Óleo sobre tela “Ecce Homo”, pintado en el 2002 “Trata sobre el ser andrógino, el ser perfecto, que fue dividido y condenado a buscar su otra mitad.” (Hugo Castellanos)

Óleo sobre tela “Ecce Homo”, pintado en el 2002 “Trata sobre el ser andrógino, el ser perfecto, que fue dividido y condenado a buscar su otra mitad.” (Hugo Castellanos)