“Como tirar la historia a la basura”

Por Elizabeth Mondragón, Maya Cortés y Guadalupe Sánchez

Caminar por avenida Vallarta en Guadalajara, Jalisco, puede no ser tan gratificante como hace 80 años, es más, ¿Para qué irnos tan lejos? Hace diez años aún era una avenida que agradaba nuestra vista. Observar esas casonas, llamadas Chalets en otros tiempos, era algo que hacía único a este lugar, lamentablemente no todas se han conservado y algunas de las que se conservan están en mal estado.

Hoy, nos encontramos con la dura realidad de que la mayoría de aquellos vestigios históricos fueron reemplazados por nuestra “modernidad”.

A pesar de que la Ley del Patrimonio Cultural y Natural del Estado de Jalisco y sus municipios, se consolidó con el objetivo de conservar, proteger y resguardar estas casonas, las legislaciones aun son débiles y  se han sobrepasado fácilmente. Es por eso que entre los años sesentas y ochentas muchas de estas edificaciones fueron demolidas en su totalidad o modificadas parcialmente sin respetar la complejidad e intimidad del inmueble, desapareciendo con ellas gran parte de la historia arquitectónica y cultural de la ciudad.

Casa Bell, construida por Juan Nigg. Se encontraba en Av. Vallarta y Chapultepec y abarcaba hasta López Cotilla. Ahora es una mueblería. Foto: El Informador 1917

Casa Bell, construida por Juan Nigg. Se encontraba en Av. Vallarta y Chapultepec y abarcaba hasta López Cotilla. Ahora es una mueblería. Foto: El Informador 1917

La mirada del experto

Fernando Brizuela, es un arquitecto que se preocupa por cuidar las casas antiguas de Guadalajara y, a sus posibilidades,  intenta detener la demolición de éstas.

El arquitecto comenta que como son pocos los permisos que se dan de demolición, los propietarios, con el fin de poder vender el terreno (porque los compradores no están interesados en las fincas), lo que hacen es tapar los bajantes. Con esto logran que las casas se humedezcan, así que el adobe (por ser de lodo, estiércol y plantas) se vuelve lodo y ya no soporta su propio peso, por lo que se cae sola.

Brizuela acusa a Obras Públicas y a Secretaría de Cultura de no tomar cartas en este tipo de asuntos, ya que ellos están enterados de que estas prácticas se realizan y no hacen nada para evitarlo, ayudando a que las casonas que embellecen avenida Vallarta desaparezcan poco a poco.

Nosotros no tenemos la culpa…

Como siempre pasa en las dependencias de gobierno, nadie tiene la culpa de nada, y en Obras Públicas no es la excepción.

La Ley del Patrimonio Cultural y Natural del Estado de Jalisco en el artículo 17°  establece quienes son los encargados de brindar apoyo para la conservación y protección de las fincas, en este caso le corresponde al municipio de Guadalajara quienes tienen la obligación de establecer en sus ingresos estímulos para los poseedores de bienes con valor cultural, promover acciones que ayuden en la conservación de los inmuebles  y coordinarse  en conjunto con organismos sociales para cumplir con lo establecido, pero claro está no se ha hecho nada.

Cuando una casa está en mal estado y el dueño solicita hacerle algún cambio, la decisión se somete a juicio con el comité encargado de las fincas de valor, el comité está integrado por personal del INAH, Secretaría de Cultura, COPLAUR, Obras Públicas y Desarrollo Urbano,  y a pesar de la decisión tomada por el comité, los tribunales pueden vetar esa decisión.

Los responsables de esta situación son tanto las instituciones de gobierno por no darle la importancia correspondiente, por no inspeccionar como se debe y no colaborar en la restauración; como la ciudadanía por no interesarse en la conservación de nuestro patrimonio cultural.

Las fincas que son consideradas patrimonio cultural solamente pueden ser sometidas a la restauración y esto se debe hacer con el mismo material con el que se construyó sin cambiar la estructura de la misma, en caso de que se vaya a pintar, en Obras Públicas se obliga a los dueños a utilizar algún tono de la gama de colores que caracterizaban las fincas antiguas.

En defensa del patrimonio cultural

No es la Secretaría de Obras Públicas quien establece los reglamentos para la conservación de las fincas históricas, de esto se encarga la Dirección de Patrimonio Cultural.

Restaurar las casonas implica, tiempo, dinero y más que nada un uso nuevo, que probablemente no sea el de alojar a una familia.

Fue hasta el año de 1996 en que se comenzó a crear una conciencia por la conservación de las fincas históricas, gracias a un acuerdo interinstitucional por parte del Gobierno del Estado como los ayuntamientos de la zona metropolitana. Antes de ese año, no había una institución que pudiera hacer injerencia. Es por eso que establecimientos que vemos el día de hoy a lo largo de la avenida como Banamex (Casa de la familia Campos), Mc Donald’s (Casa Cuzin o antigua Casa Jalisco), Telmex (Chalet Collignon), Bancomer (Villa Normandía), entre otros, están ahí debido al desinterés por conservar las casonas que existieron en esos lugares.

De acuerdo al Artículo 41 de la Ley del Patrimonio Cultural y Natural del Estado de Jalisco y sus municipios,  los Comités deben cumplir con atribuciones como: determinar los bienes y áreas de protección, reconocer los monumentos arqueológicos, artísticos e históricos. Además de realizar la propuesta que determine los recursos económicos y proyectos necesarios para restaurar, conservar y mejorar los bienes de protección afectos al patrimonio cultural.

En tanto que la Secretaría de Obras Públicas y la Dirección de Patrimonio Cultural, no trabajen de manera adjunta para así fortalecer las leyes que protegen los inmuebles relevantes, no sólo en beneficio del propietario, sino también que se comprometa a la sociedad a conservar su historia a través de la protección de su patrimonio cultural, seguiremos perdiendo fincas.

*******

Nuestras fuentes oficiales coinciden en que el deterioro y remodelación de las casonas es en gran parte por falta de cultura en la sociedad, ya que piensan “esta es mi casa y yo hago lo que quiera”, entonces, ante la negativa de un permiso de modificación, van a un juzgado, se amparan y, casi siempre, ganan el juicio.

Y, en respuesta a la pregunta ¿Por qué otras ciudades sí se pueden conservar como patrimonio cultural y Guadalajara no? Obras Públicas, Secretaría de Cultura y el arquitecto Brizuela, coincidieron en que es porque la capital de nuestro estado ha sido siempre una ciudad mercantil, así que las personas apuestan por el negocio y no por una casona que les dejaron de herencia y que abarca mucho espacio “desperdiciado”.

Ante esta situación, en Secretaría de Cultura se está intentando trabajar con los niños para que conozcan el patrimonio de nuestra ciudad y aprendan a apreciarlo. Pero esto no sólo le toca a la Secretaría, nos compete a todos como sociedad, porque, tal vez, si enseñamos a nuestros niños a ver lo que estas casas significan para nuestra historia, podamos evitar que haya más derrumbamientos y las casonas de las colonias Reforma y Americana, puedan salvarse.

¿Quieres saber sobre las costumbres  que se tenían y cómo han evolucionado? Da Click Aquí

¿Quieres saber en dónde estaban ubicadas las principales fincas que fueron demolidas? Da Click Aquí

Anuncios

Osos de peluche salidos de una pesadilla

Por Jaime Noyola

El rey de los juguetes apareció por primera vez en 1902, cuando el presidente estadounidense, Theodore Roosevelt se negó a dispararle a un oso durante una cacería. Este hecho inspiró al vendedor de juguetes de aquella época, Morris Michtom a crear un juguete nuevo, que sin saberlo, estaba creando un juguete que sería un éxito mundial hasta el día de hoy: “El osito Teddy”, nombrado así en honor al presidente Roosevelt.

José Vázquez es fabricante de osos de peluche desde hace 4 años, pero sus productos difieren totalmente de aquel oso que hiciera felices a los niños de 1902, pues son el tipo de juguetes con los que los pequeños desearían no cruzarse jamás, figuras de peluche que rompen con la imagen tradicional del juguete tierno. Osos salidos de una esponjosa pesadilla.

Peluches alternativos”, reza un letrero en uno de los puestos del tianguis cultural de Guadalajara; pero no es el letrero lo que llama la atención, sino los diabólicos productos en venta: osos de diferentes tamaños y colores, con ojos de un intenso color rojo, garras enormes como si en algún momento fueran a lanzarse al ataque y cuernos que representan lo maligno.

José, menciona que sus osos son únicos y originales: “La idea surgió de unas playeras que traíamos de México y los estampados de las playeras traían osos con garras y pues de ahí se me ocurrió la idea”.

Son pequeños, esponjosos y diabólicos, el regalo perfecto para la novia, amiga, esposa o hijos Fotografía: Jaime Noyola

Son pequeños, esponjosos y diabólicos, el regalo perfecto para la novia, amiga, esposa o hijos
Fotografía: Jaime Noyola

Hay una gran variedad de osos de peluche y los precios van desde 50 a 300 pesos, dependiendo del oso. Son llamativos y algunas personas los miran con detenimiento al pasar, aunque algunas otras evitan mirarlos pues los consideran desagradables. “La opinión de las personas es diversa, a algunos no les gustan nada, dicen que ‘qué macabros’ o ‘los osos no deben ser así’ rompen con la imagen tradicional del oso de peluche”, comenta José.

Pese a la imagen distorsionada de un juguete dulce, José ha sabido mantener muy bien el equilibrio entre lo bonito y lo malvado, pues algunos osos, a pesar de ser diferentes, continúan con sus características que los hacen tiernos, es por esto que los jóvenes los adquieren con el motivo de regalarlos.

José es el único fabricante de los “Peluches alternativos” a nivel nacional, por eso, algunas personas le piden osos personalizados o únicos, incluso hay quienes le llevan osos de peluche normales para que José les haga modificaciones.

José Vázquez dice que cuando más se venden los osos es en navidad, el 14 de febrero y las vacaciones largas. Incluso algunas personas compran uno cada semana, y otras más los coleccionan.

Sean feos, lindos o malévolos, los “Peluches Alternativos” son únicos y originales, demuestran una vez más que es posible dejar de lado lo convencional y encontrar cosas diferentes, son el ejemplo de que las cosas hermosas, pueden ser diferentes sin dejar de ser hermosas.

Ocotlenses sin hábito de lectura de libros: dueños de librerías

Revistas de espectáculos y libros que les encargan en los centros educativos son los más buscados

Por: Marcelo Ramírez Herrera

En el último censo de población y vivienda que realizó el INEGI en el 2010, salió a relucir que la ciudad de Ocotlán tiene un aproximado de 93 mil habitantes, donde solamente seis son capaces de comprar un libro por semana.

“Es muy difícil vender un libro en Ocotlán, porque aquí la gente no tiene la cultura de leer ni tiene las condiciones”, dijo Hugo Lares, propietario de una de las cuatro únicas librerías que tiene la ciudad.

De acuerdo con Lares, otro factor que también perjudica es que la gente no está dispuesta a pagar lo que vale un libro: “La gente no tiene el hábito de la lectura, con decirte que el otro día entró una mamá con su hijo y el niño tomó una revista y le dijo a su mamá: ’¿Me lo compras?’, y su mamá con un tono de voz fuerte le dijo:’ ¡No, porque tu ni sabes leer!’. Yo creo que eso también es determinante y puede condicionar al niño para que no le tome cariño a la lectura”.

Los libros se venden sobre pedido, los pocos compradores buscan textos de superación personal o libros que les encargan en las escuelas. Lo que más se vende en el puesto de Lares son revistas de farándula: “Las revistas de mitotes como: TvNotas o Mi Guía son las más vendidas, a la semana ando vendiendo 500 ejemplares de este tipo y, en cuestión de periódicos a nivel estado, el más vendido es el Mural con 100 ejemplares diarios y a nivel municipal el que más vendo es El Faro con 50 ejemplares a la semana”.

Para Jesús Pérez, dueño de otra librería en Ocotlán, el negocio no está en la venta de libros, sino en la venta de revistas de espectáculos: “Es increíble que la gente no esté dispuesta a cultivar su mente y prefiera comprar una revista semanal de 25 pesos con un pésimo contenido y no un libro. Si hacemos cuentas con lo que gasta al mes de pura revista se puede comprar un buen libro”.

Las tiendas de autoservicio son otros establecimientos que también tienen la venta de libros. Juan Sánchez, Gerente General de Aurrera en Ocotlán, dijo: “En esta sucursal lo que más se venden son cuentos infantiles con 44 ejemplares por semana y cinco recetarios vendidos por semana. Depende mucho de la época del año”.

En Ocotlán, la oficina de Padrón y licencias tiene solamente cuatro permisos con el giro de librerías.

No siempre en el mar la vida es más sabrosa

Por: Luis Botello

Como una ola, profunda, nunca eterna, inevitable y serena; la vejez coloreará sus cabellos como el mar escribe su blanca espuma.

Sólo huellas imperfectas en la caliente y abrillantada arena del mar, es lo que acompaña al señor Librado.

El año que lo vio nacer fue el 1925, el día y mes no los recuerda, se le olvidaron, los perdió, quizá en el mar, o la edad le rebató un pedacito de memoria. No sabemos si el viento algún día lo descifre secretamente; pero sí se percibe esa gota que va rodando, ajena, por su mejilla sin llanto, esa gota, la misma brisa fuerte del inmenso mar.

Don Librado, vendedor de papalotes y baldes en Mazatlán, Sinaloa. Foto: Luis Botello

Don Librado, vendedor de papalotes y baldes en Mazatlán, Sinaloa.
Foto: Luis Botello

Librado Jiménez, de 88 años de edad, originario del estado de Puebla, México; se dedica a vender papalotes y baldes para hacer castillos de arena. Él, con su camisa de rayas, sombrero playero, huaraches desgastados por el día a día, y los pasos sumergidos por el peso de los años, lo obligan a luchar por sobrevivir, como el mar lucha incesante, al igual lo hace Don Librado.

El señor, vende papalotes y baldes en la zona dorada de Mazatlán, Sinaloa, lugar donde es más redituable su mercancía, porque aumenta el valor de todas las cosas en el margen de esa área.

La ciudad de Mazatlán, es también conocida como “La Perla del Pacífico” por el clima cálido, el mar, su gente, sus riquezas naturales y sus paradisíacas playas. El turismo y la pesca son las principales industrias de Mazatlán, así que esta ciudad alberga a Librado Jiménez, y las curiosidades que él vende.

La palabra “papalote”, se utiliza en México y es sinónimo de cometa, (volantín, hablando del juguete que vuelan los niños). Papalote, deriva de la palabra en náhuatl “papalotl”, que significa mariposa.

Librado, de todos los vendedores de esa área, es el más grande de edad, camina lento, su flaca voz le impide anunciar con fuerza sus baldes coloridos y sus cometas listos ya para volar, volar en los sueños y volar en las manos de un niño.

El señor de tez morena, de rostro flagelado por la necesidad y los años, está dispuesto a caminar el último camino transitable, de la vida a la muerte; sus pasos quedarán sellados con las huellas en la arena, que obviamente el mar borra constantemente, como si fueran los pasos de nadie que dan felicidad a todos los que compran sus objetos.

Niña de 3 años, vuela un papalote que sus padres compraron al señor Librado Jiménez. Foto: Luis Botello

Niña de 3 años, vuela un papalote que sus padres compraron al señor Librado Jiménez.
Foto: Luis Botello

Librado vive en el centro de Mazatlán, en casa de una hija que falleció hace meses, trabaja diario, dice que no ve ni fiestas ni descansos, toma un camión de su casa hacia la zona dorada, mejor conocida como: El Mazatlán Nuevo, cruza un estrecho camino pegado a un río para poder llegar a los hoteles, donde hay más turistas.

El señor le gana el doble a cada objeto que vende, los papalotes cuestan 50 pesos, tiene variedad en colores y formas, y el diseño más vendido es la réplica de los “parachuteros” o paracaidistas. Los baldes para crear figuras y castillos de arena los vende a 30 pesos, dice Don Librado “lo que gano me lo como”, las ganancias sólo le alcanzan para comer, aunque lleva 40 años dedicándose a vender cometas para volar y baldes para crear.

Un oficio de ayer

Por Elizabeth Mondragón

En los años 40 se puso de moda un nuevo oficio: el de los aseadores de zapatos o, como normalmente los conocemos, boleros. Esas personas que cargaban todo el día su cajón de madera o simplemente se sentaban junto a su silla periquera para esperar a que alguien quisiera “dar bola” a sus zapatos o botas y que ahora vemos como un empleo que se ha venido abajo o que sólo lo requieren los viejitos.

Corría el año de 1970, cuando el hermano mayor de Luis Nuño compró un sillón y un cajón para bolear. El sillón pesaba demasiado, así que era común que lo cargaran entre dos personas, en ese caso, Luis y su hermano. Durante esa época, como en todos los pueblos, el fin de semana la plaza principal de Zapotlanejo, Jalisco, se llenaba de gente y los jóvenes iban a cortejar a las señoritas que salían a caminar, así que era cuando Luis y su hermano aprovechaban para “dar bola” a todos los que quisieran. Desde entonces, hasta el año 1997, los boleros cargaban su cajón, trabajaban solamente los fines de semana y competían entre ellos para lograr obtener más clientes.

Hoy en día, la situación es muy diferente Luis, ahora es Don Luis,un hombre mayor, de complexión delgada y ojos azules, quien gracias a su trabajo tiene las manos llenas de grasa y pintura para zapatos. Su cajón es innecesario, ya que los boleros están estacionados en uno de los costados de la plaza de Zapotlanejo, todos trabajan de lunes a domingo y tienen sillas periqueras en donde sus clientes se sientan para que se les “dé bola” a sus zapatos; ya nadie compite, cada quien tiene sus clientes.Además, ya no hay tantos boleros como antes, solamente quedan seis de los 22 que había en 1997.

Don Luis, bolero desde hace 43 años, ha visto como el tiempo cambia su oficio, ahora está convencido de que llegará a su fin en unos cuantos años.

Don Luis, bolero desde hace 43 años, ha visto como el tiempo cambia su oficio, ahora está convencido de que llegará a su fin en unos cuantos años

Era lunes y Don Luis se levantó, como todos los días, a las 6:30 de la mañana y se fue a la plaza para comenzar a trabajar a las 7:00, se sentó y se dispuso a esperar la llegada de sus clientes. Muy lejos están los años en los cuales a Don Luis le daba pena el hecho de ser bolero: “Es que pues qué iba a decir mi novia, ¡Yo de bolero!”. Y anhelaba dedicarse toda su vida a ser jardinero: el olor de la hierba recién cortada, las figuras que podías hacer con lo árboles, cuidar cada planta con cariño. Aún así, ama lo que hace.

Cuando alguien observa, no puede dejar de notar que el lugar de trabajo de Don Luis es mucho más sencillo que el de los demás, su silla consiste en un asiento, un lugar para poner los pies y unas rueditas para poder trasladarla; y sus utensilios de trabajo los tiene en dos cajones de madera: en uno la crema, la tinta y la gasolina; y en otro la grasa y los trapos. Los demás poseen una silla muy alta, con unos compartimentos para sus utensilios de trabajo y una especie de techo para dar sombra.

La plaza lucía diferente a los fines de semana, que es cuando los habitantes del lugar acostumbran a ir, ese día había mucha gente mayor, con sus radios en estaciones que sólo se escuchan en casa de la abuela, y ataviados en sus sombreros grandes, sus botas y pantalones de vestir, todos hablaban sobre el tiempo y los problemas del país, y dejaban en la plaza su particular olor, al que muchos podrían catalogar como: a abuelito.

Se acercó un hombre mayor, con sombrero y bigote poblado (el cual será llamado Don Rodrigo), saludó a Don Luis, se sentó y éste comenzó a realizar su trabajo, le arremangó el pantalón, tomó una brocha y  le quitó el exceso de polvo.

-Oye, ¿te acuerdas de Poncho, el que vendía duritos allá en la esquina?.- preguntó Don Rodrigo.

-Sí, pues hace mucho tiempo que se murió. Siempre fue muy buen cliente mío, uno de los mejores.- Comentó Don Luis mientras le lavaba las botas, con mucho cuidado para no mojarle los calcetines.

Pareció que esas pequeñas frases los trasladaron a otra época porque los dos se sumieron en sus pensamientos. Don Luis siguió con su trabajo, secando las botas con un pedazo de tela negra. De repente sonrió y dijo –Los viejitos sólo tenemos tres temas de conversación: la muerte, las enfermedades y la juventud echada a perder.- Lo cual hizo reír a Rodrigo, que  reafirmó este comentario con un asentimiento de cabeza.

En seguida, el bolero comenzó a untar con los dedos crema negra sobre toda la bota, la cepilló para quitarle el exceso y dar un poco de brillo al color. Después, tomó una tira de tela y la pasó por toda la bota, haciéndola rechinar para dar mucho más brillo, escena que haría recordar a cualquiera la gran actuación de “Cantinflas” en la película El bolero de Raquel; por supuesto que Don Luis no tuvo que imitar el rechinido con la boca, porque los años han hecho que esto sea tan fácil como respirar.

Al terminar, el hombre se levantó, le dio las gracias y le pagó la mínima cantidad de 20 pesos, lo cual hizo recordar a Don Luis sus primeros días de bolero, cuando su paga era de 20 centavos.

-¿Qué piensa que sucederá con los boleros?

–Pues lo más probable es que nos acabemos en unos años más.- Comentó un tanto melancólico y con la mirada baja –Y no sólo por la paga, sino porque los muchachos ya no se bolean los zapatos, a veces los niños, pero la mayoría de los que vienen son personas mayores, como uno, y pues nos vamos muriendo y nos empezamos a acabar.

Eran ya las 7:00 de la tarde y Don Luis comenzó a recoger sus cosas, guardó todos los utensilios en sus cajitas de madera, las puso en un pequeño compartimento debajo de la silla periquera y se fue rodando su silla por la plaza, alejándose y pensando en la cena que lo esperaba en casa. Ese día sólo tuvo cinco clientes, una cifra muy errática a comparación de hace diez años cuando, en días malos, boleaba hasta 15 pares de zapatos. Pero él ama su trabajo y seguirá haciendo esto hasta que, según sus propias palabras, “Dios le dé licencia”.