Osos de peluche salidos de una pesadilla

Por Jaime Noyola

El rey de los juguetes apareció por primera vez en 1902, cuando el presidente estadounidense, Theodore Roosevelt se negó a dispararle a un oso durante una cacería. Este hecho inspiró al vendedor de juguetes de aquella época, Morris Michtom a crear un juguete nuevo, que sin saberlo, estaba creando un juguete que sería un éxito mundial hasta el día de hoy: “El osito Teddy”, nombrado así en honor al presidente Roosevelt.

José Vázquez es fabricante de osos de peluche desde hace 4 años, pero sus productos difieren totalmente de aquel oso que hiciera felices a los niños de 1902, pues son el tipo de juguetes con los que los pequeños desearían no cruzarse jamás, figuras de peluche que rompen con la imagen tradicional del juguete tierno. Osos salidos de una esponjosa pesadilla.

Peluches alternativos”, reza un letrero en uno de los puestos del tianguis cultural de Guadalajara; pero no es el letrero lo que llama la atención, sino los diabólicos productos en venta: osos de diferentes tamaños y colores, con ojos de un intenso color rojo, garras enormes como si en algún momento fueran a lanzarse al ataque y cuernos que representan lo maligno.

José, menciona que sus osos son únicos y originales: “La idea surgió de unas playeras que traíamos de México y los estampados de las playeras traían osos con garras y pues de ahí se me ocurrió la idea”.

Son pequeños, esponjosos y diabólicos, el regalo perfecto para la novia, amiga, esposa o hijos Fotografía: Jaime Noyola

Son pequeños, esponjosos y diabólicos, el regalo perfecto para la novia, amiga, esposa o hijos
Fotografía: Jaime Noyola

Hay una gran variedad de osos de peluche y los precios van desde 50 a 300 pesos, dependiendo del oso. Son llamativos y algunas personas los miran con detenimiento al pasar, aunque algunas otras evitan mirarlos pues los consideran desagradables. “La opinión de las personas es diversa, a algunos no les gustan nada, dicen que ‘qué macabros’ o ‘los osos no deben ser así’ rompen con la imagen tradicional del oso de peluche”, comenta José.

Pese a la imagen distorsionada de un juguete dulce, José ha sabido mantener muy bien el equilibrio entre lo bonito y lo malvado, pues algunos osos, a pesar de ser diferentes, continúan con sus características que los hacen tiernos, es por esto que los jóvenes los adquieren con el motivo de regalarlos.

José es el único fabricante de los “Peluches alternativos” a nivel nacional, por eso, algunas personas le piden osos personalizados o únicos, incluso hay quienes le llevan osos de peluche normales para que José les haga modificaciones.

José Vázquez dice que cuando más se venden los osos es en navidad, el 14 de febrero y las vacaciones largas. Incluso algunas personas compran uno cada semana, y otras más los coleccionan.

Sean feos, lindos o malévolos, los “Peluches Alternativos” son únicos y originales, demuestran una vez más que es posible dejar de lado lo convencional y encontrar cosas diferentes, son el ejemplo de que las cosas hermosas, pueden ser diferentes sin dejar de ser hermosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s